Actividad Física, Condición Física, Función Cognitiva y Logros Académicos en Niños

Introducción

Las organizaciones educativas contemporáneas proponen que las experiencias de los niños en la educación física y deportiva contribuye a la agudeza mental, habilidades y estrategias que son importantes para sobrellevar los desafíos enfrentados a lo largo de la vida. La importancia percibida de la educación física y su contribución al éxito académico del niño han variado considerablemente a lo largo de la historia del sistema educativo moderno. Aquellos que proponen la Actividad Física han argumentado hace tiempo la necesidad de Actividad Física afiliada a la escuela, sugiriendo que el tiempo pasado en la práctica de actividad física podría beneficiar a la salud y contribuir al rendimiento académico. Muchas líneas de investigación han demostrado las relaciones entre la actividad física y la función cognitiva; los resultados obtenidos de estos estudios alimentan la discusión que concierne el rol de la actividad física en el éxito académico y cognitivo.

Una revisión de este tema, realizada por Donnelly y col. (2016) del American College of Sport Medicine, nos ofrece una lista de definiciones importante antes de estudiar el tema principal del título:

Actividad física: cualquier movimiento corporal producido por el músculo esquelético que requiera un gasto energético

Ejercicio: una presentación planeada, estructurada y repetitiva de la actividad física que tiene como objetivo final o inmediato la mejora o mantenimiento de la condición física.

Condición física o Fitness: Un estado fisiológico de bienestar que reduce el riesgo de una enfermedad de hipocinesia, una base para participar en deportes, y una buena salud, lo que permite llevar a cabo las tareas del día. Los componentes incluyen resistencia cardiorespiratoria, fuerza y resistencia muscular, flexibilidad y composición corporal.

Capacidad cognitiva: grupo de procesos mentales que contribuyen a la percepción, memoria, intelecto y acción

Logro académico: el grado en el que un estudiante, maestro o institución ha alcanzado en sus objetivos educativos, comúnmente medido por exámenes.

Función ejecutiva: Grupo de operación cognitivas debajo de la selección, esquema, coordinación y monitoreo de procesos complejos y selectivos involucrados en la percepción, memoria y acción.

Aprendizaje: Acto de adquirir nuevos conocimientos, o modificar y reforzar conocimientos, comportamientos, habilidades, valores o preferencias existentes y puede involucrar sintetizar diferentes tipos de información.

Avances en la neurociencia han resultado en un progreso sustancial de la conexión entre la actividad física y el rendimiento cognitivo como así también de la función y estructura cerebral. La evidencia inicial de los efectos directos del ejercicio sobre el cerebro fue obtenida desde la investigación conducida en animales. Tandas de ejercicio provocan una cascada de cambios neurológicos en el hipocampo que ha sido conectado con la consolidación de la memoria y la adquisición de habilidades en roedores.

Función cognitiva

Los hallazgos apoyan la idea que la condición física, y la participación en actividades físicas benefician el funcionamiento mental de los niños. En particular, los estudios trasversales que están apropiadamente diseñados y utilizan controles adecuados para las potenciales variables de confusión revelan consistentemente que los niños físicamente en forma ejecutan de mejor manera los test cognitivos que aquellos niños en menor forma. Además, estudios que evaluaron la estructura y función cerebral de los niños mostraron consistentemente diferencia relacionadas con la condición física. Estudios longitudinales y de cohortes, aunque en limitada cantidad y calidad, sugieren que mayores niveles de condición física o aumentos de la actividad física son predictores de mejor rendimiento cognitivo. Aunque no hubo métodos o resultados uniformes, la evidencia obtenida de estudios de laboratorios y en las escuelas sugiere que sesiones de actividad física individuales mejoran selectivamente el rendimiento de testeos cognitivos en niños particularmente cuando se evalúa en términos de velocidad y exactitud.

En este sentido, en varios experimentos bien diseñados, el rendimiento en los testeos cognitivos de los niños fue acompañado con cambios en la función cerebral (por electroencefalografía) predichos. Pocos diseños de ensayos controlados aleatorios han sido conducidos; sin embargo, cuando se revisan cuidadosamente, revelan que la actividad física regular afecta el rendimiento de los niños en tareas mentales específicas y modifica la estructura y función cerebral. Incluso, existe evidencia de una relación con efecto dosis-respuesta, con mejor rendimiento cognitivo en función del largo de las sesiones de actividad física y la frecuencia de la misma.

Estas conclusiones deben ser interpretadas cautelosamente ya que están basadas en información trasversal, a corto plazo, y de ensayos aleatorios y no aleatorios con un alto riesgo de uno o varios sesgos. Con pocas excepciones, muchos de los estudios conducidos usaron pequeñas muestras o metodologías correlacionales que no proveen evidencia o causación. Como para la estructura cerebral, el campo de investigación solamente ha comenzado a rascar la superficie del entendimiento de los efectos de la actividad física debido a el pequeño número de estructuras y redes neurales investigadas hasta ahora.

Logros Académicos

Los cambios en la función cerebral y cognitiva de los niños relacionados con la actividad física (atención, procesamiento de la información, función ejecutiva y memoria) han sido implicados como piezas claves en la ganancia de logros académicos. Se hipotetiza que las mejoras en estos procesos, las cuales son observadas bajo condiciones de laboratorio, son transferibles a las condiciones escolares y áulicas.  Aunque resultados favorables han sido obtenidos en estudios trasversales y longitudinales, los resultados obtenidos de experimentos controlados evaluando los beneficios de la actividad física sobre el rendimiento académico son mixtos. La falta de hallazgos claros y consistentes puede ser debida a una variedad de razones. Análisis de información trasversal usualmente fallan en tener en consideración el rol de algunos moderadores como el estrato socioeconómico, la familia, edad, variables psicosociales, hábitos nutricionales y el ambienta del hogar. La problemática radica en que la medición del rendimiento académico varía considerablemente entre los estudios, usando testeos estandarizados diferentes sobre el rendimiento académico. Dado que la actividad física puede resultar en efectos específicos, opuesto a efectos globales, sobre la función cognitiva de los niños, es posible que los métodos de medición del rendimiento académico puedan explicar la falta de consenso entre estudios. Por lo tanto, los resultados de estudios usando testeos estandarizados que se centren en aspectos específicos tienden a ser más informativos que los testeos que son de naturaleza más global. Muchos de los ítems de los testeos estandarizados se benefician de la velocidad de procesamiento y la rápida toma de decisiones, los cuales son procesos que han mostrado relación con el rendimiento físico y la actividad física regular.

La gran variación en intervenciones actividad física también podría ayudar a explicar la ambigüedad entre los resultados de los estudios y experimentos controlados revisados. Las intervenciones de actividad física difieren de forma considerable, con algunos investigadores centrándose en métodos diseñados intencionalmente para mejorar la función cardiorrespiratoria y otros que utilizan juegos basados en habilidades cognitivamente demandantes. A pesar de estas diferencias en los tipos de actividad física utilizada, otros factores como la frecuencia, intensidad y duración también varían considerablemente entre los estudios revisados, lo que limita las posibles conclusiones.

Políticas de Salud Pública

La responsabilidad primera de las escuelas es la de educar a los estudiantes, y esto es medido por varias formas de logros académicos. La educación ocurre tradicionalmente en un ambiente sedentario donde la mayoría del aprendizaje tiene lugar en un aula donde los estudiantes están sentados y reciben instrucciones.

La actividad física y la condición física puede afectar el aprendizaje y los logros académicos en una forma positiva; sin embargo, la manera tradicional de realizar actividad física y mejorar la condición física en las escuelas es la clase de educación física, y esta se ha reducido en favor de las instrucciones áulicas y no puede compensar el ambiente predominantemente sedentario. Nuevas e innovadoras estrategias son necesarias para proveer adecuados niveles de actividad física. Afortunadamente, la actividad física puede ser provista en muchas actividades antes, durante y después de las actividades escolares que no compiten con el tiempo utilizado en la instrucción académica. Además, existe modelos biológicos plausibles que relación la actividad y condición física con la mejora del control cognitivo que esta relacionado con el aprendizaje. En este sentido, los programas de aumento de la actividad física en las escuelas no muestran interferencias con el aprendizaje y los logros académicos. Incluso, la evidencia sigue mostrando predominantemente aumentos positivos de los logros académicos en estudiantes que exhiben más, y no menos actividad física. Aumentar la actividad física es congruente con las políticas públicas y mandatos de salud escolar. Iniciativas que puedan contribuir a mayores niveles de actividad y condición física representan un esfuerzo para mejorar el aprendizaje y los logros académicos. Por lo tanto, se necesitan políticas públicas que apoyen los programas de aumento de la actividad física, lo que resulta en niños más sanos y una mejora del ambiente de aprendizaje.

Conclusiones

La presente revisión sistemática encontró evidencia para sugerir que existen asociaciones entre la actividad física, la condición física, la función cognitiva y los logros académicos. Mejoras de la función ejecutiva son frecuentemente asociadas con sesiones agudas de actividad física y el acondicionamiento. La realización de lecciones físicamente activas resulta generalmente en mejoras de los logros académicos, mientras que los intentos en aumentar la actividad durante las clases de educación física no. Como se discutió previamente, la literatura disponible en este tópico contiene numerosas deficiencias metodológicas e inconsistencias entre los estudios lo que dificulta la síntesis. Para avanzar en la literatura sobre la actividad física, función cognitiva y logros académicos en los estudiantes de la escuela primaria, estudios adicionales se requieren para utilizar tecnologías avanzadas (fMRI y EEG) con el fin de establecer modelos anatómicos y biológicos para determinar las bases biológicas de los efectos observados en la función cognitiva y los logros académicos, y diseños de ensayos controlados aleatorios de largo plazo para determinar si los aumentos de actividad física tiene un rol causal en la mejora de los logros académicos. Numerosos elementos de la actividad física faltan ser explorados, como el tipo, cantidad, frecuencia, momento y pausas de la actividad en relación con la función cognitiva y los logros académicos. En términos generales, la literatura sugiere que la actividad física tiene efectos positivos en los logros académicos y a nivel cognitivo, y además los intentos de aumentar la educación física tiene un efecto neutral sobre los logros académicos. Fuera de los efectos de la actividad física y la educación física sobre el ámbito académico, esta primera es ampliamente conocida por contribuir a la salud y el desarrollo físico de los niños y provee la oportunidad de la adquisición de habilidades motoras fundamentales. Cambios en las políticas públicas son necesarias probablemente para proveer incentivos de forma sistemática en dirección a un aumento de la actividad física en las escuelas primarias.

Fuente:

Donnelly, J. E., Hillman, C. H., Castelli, D., Etnier, J. L., Lee, S., Tomporowski, P., … & Szabo-Reed, A. N. (2016). Physical activity, fitness, cognitive function, and academic achievement in children: a systematic review. Medicine & Science in Sports & Exercise, 48(6), 1197-1222.

Compartilo donde quieras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *