El Mito del Científico Deportivo – por Dr Hannah Jayne Moir

Cuando iba a la escuela era una estudiante deportista que realizaba una gran cantidad de actividades desde basquet, hockey, kayak, tenis y 1500m, pero nunca fue de mi interés convertirme en una atleta profesional. Siempre estaba nominada para participar de los eventos de días deportivos, y ocupaba mi cargo como capitana. Cuando comencé a elegir qué carrera quería seguir, naturalmente me orienté hacia una ruta deportiva, en línea con tópicos como educación física y biología.

Luego, cuando hablamos de educación superior, estudiar Ciencias del Deporte estaba primero en la lista. Mientras visitaba Instituciones, hablaba con amigos, familia y profesores, parecía evidente que existía un malentendido entre las percepciones sobre qué es un científico deportivo y que habilidades tiene. Acá presento algunos de los malentendidos más comunes que uno se encuentra al ser un Científico del Deporte.

Mito #1: TENES QUE SER UN DEPORTISTA DE ELITE

Imagen relacionada

¡Este el principal mito que trata de desenmascarar! No es cierto que un Científico del Deporte debe ser bueno en los deportes; si bien algunas veces esto puede ayudar a despertar un interés en la actividad física, ejercicio o deporte, pero no necesitas ser un Messi o un Ronaldo. El beneficio global de estudiar Ciencias del Deporte es que podes inspirar a cualquiera desde un inactivo hasta un atleta de elite. Estudiar Ciencias del Deporte es más sobre estar interesado en la aplicación de la ciencia en la interpretación y entendimiento de como el cuerpo responde al ejercicio. Involucra un nivel de pericia sobre un rango de disciplinas científicas que incluyen la fisiología, psicología, biomecánica, bioquímica, anatomía y nutrición.

Mito #2: TENES QUE SER UN PROFESOR DE EDUCACIÓN FÍSICA O UN ENTRENADOR

Resultado de imagen para PE TEACHER

Otro mito persistente sobre estar interesado en el deporte y estudiar Ciencias del Deporte es que estas corriendo en una cancha con un silbato en tu trabajo. Tanto como respeto los talentos de los profesores de educación física como el de los entrenadores, y aunque muchos de los estudiantes elijan estas carreras, estás no son las únicas habilidades y aplicaciones de un Científico Deportivo. Los Científicos del Deporte puede ser analistas de rendimiento. O pueden especializarse en Fisiología del Ejercicio. O pueden orientarse en Marketing, Rehabilitación, Medios Deportivos o Educación. La diversidad y profundidad de las habilidades representa el hecho de la variedad de opciones y direcciones posibles, ya sea que quieras ayudar a mejorar la salud y bienestar de una población a través de planes de ejercicio o recuperar atletas lesionados. Siempre tuve un interés en enseñar deportes o ciencia. Durante mi doctorado fue cuando me di cuenta de las oportunidades y carreras de la academia. Entonces, convertirme en conferencista se volvió mi enfoque, combinando mi amor por la materia y mi pasión por la investigación.

Mito #3: NO ES UN CIENCIA “REAL”

Resultado de imagen para PSEUDOSCIENCE

Este es un mito que realmente me molesta, y es más aplicables a los aspectos de investigación de mi trabajo. Puede ser frustrante cuando no te respetan en el campo de la ciencia, donde algunos dicen que esta no es una ciencia “REAL”. Muchos de nosotros que estamos en el campo de la Ciencia del Deporte estamos especializados en una disciplina. En mi caso es Fisiología del Ejercicio y Bioquímica.

Como Fisiólogo del Ejercicio, estoy interesada específicamente en la relación entre el uso del ejercicio como un estresor y como el cuerpo responde a un nivel celular con el uso específico de técnicas de análisis de la bioquímica y la inmunología. Solo porque usemos modelos de rendimiento deportivo, ejercicios o sesiones de actividad física, no significa que no hay habilidades científicas, teorías, análisis y técnicas complejas detrás de todo el trabajo. Mi fuco principal de la investigación es como el sistema inmune y metabolismo ayudan a los músculos esqueléticos a repararse después de la actividad física, ejercicio y entrenamiento. Mi investigación actual es sobre el perfil de corredores de ultra-resistencia y su rendimiento, técnicas de rehabilitación de daño e inflamación muscular, y el uso de planes de ejercicios en el manejo de enfermedades como la diabetes tipo 2.

Con el desarrollo e interés en el deporte en los eventos nacionales seguidos de los Juego Olímpicos, y otros eventos como las Ligas de Futbol y la Copas Mundiales, afortunadamente la gente se empieza a dar cuenta de cómo la Ciencia del Deporte puede avanzar en términos de rendimiento deportivo y salud.

Fuente:

Moir, H. J. (2017). The Myth of a Sport Scientist. Physi-blog-ogy. The Physiological Society

Compartilo donde quieras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *